Blog

Mascarilla floral antioxidante

mascarilla-floral-antioxidante
La receta de hoy es una de mis mascarillas preferidas. La suelo usar en cabina cuando realizo tratamientos faciales y busco un efecto antioxidante que rejuvenezca y sanee la piel del rostro cuando esté alterado o estrenado y necesite una regeneración intensa, así
como calmar y descongestionar.

 

No obstante, suelo variar mucho las fórmulas. Digamos que cada persona tiene su propia mascarilla con su nombre escrito en el momento que se la elaboro. Ninguna de las mascarillas que hago al día o a la semana se parece una a otra, puesto que cada piel y cada persona es única y me parece un lujo poder ofrecerte la opción de personalizarte cada terapia.

 

Lo hago desde el desmaquillado, a la exfoliación, pasando por el masaje… pero cuando llega la fase clave de aplicar una máscara, es cuando más lo disfruto.

 

Para mí es un momento único; abro los tarros, mezclo polvos de distintas plantas como la lavanda, para descongestionar y calmar las pieles sensibles, o polvo de rosa para suavizarlas. Si me encuentro con una piel acneíca, una mezcla de romero, tomillo y hamamelis…

 

 

IMG-1587

 

A esto le añado harinas o arcillas, dependiendo  del efecto que quiera y lo que esa piel precise en ese momento. Si no se tiene alergia a las algas, una pequeña cantidad de algas, para buscar ese efecto remineralizante que necesitan las pieles átonas y apagadas.

 

Toda fórmula de mascarilla elaborada con parte seca necesita una parte acuosa con ma que mezclarse y crear una pasta. Esta puede ser con uno de los ingredientes más básicos y sencillos, pero no por ello menos importante, como lo es el increible agua. Agua de mar o agua dulce, cualquiera de ambas opciones son bienvenidas.
Pero cuando me apetece que la receta cubra mayores necesidades, lo aúno con hidrolatos o con una infusión de flores y plantas recién hecha.

 

Son muchos los ingredientes que conforman mi cocina de belleza, como son mis adorados aceites esenciales, miel, yogurt e incluso aceites vegetales, siempre ecológicos y de primera presión en frío, lo que hace que mantenga sus cualidades intactas.

 

Aprender sobre aromaterapia, fitoterapia y sobre todo cosmetología, me ha abierto las puertas de un mundo increible como es el de elaborar cosmética fresca, orgánica y de una increible calidad. Es crear con mis propias manos eligiendo aquellos ingredientes más puros y que más me fascinan. Es la suerte de poder ofrecer otra visión sobre el cuidado de la piel. Es Nasei.

 

 

 

Mascarilla floral antioxidante
1 cucharada de arcilla amarilla
1 cucharada de arcilla rosa
1 pizca de polvo de lavanda
4 gotas de serum de jara y geranio
2 cucharadas de hidrolato de azahar
Mezclar todo hasta crear una pasta homogenea, aplicar con un pincel suave y dejar actuar 7 minutos. Aclarar con abundante agua, secar, pulverizar con el tónico de jara y azahar y automasajear el rostro con el bálsamo reparador nocturno de jazmín.

 

Se puede realizar de una a dos veces por semana. Con la realización habitual de este ritual de belleza, comenzarás notar tu piel más suave, unificada y tersa.

 

 

IMG-1585
IMG-1586
IMG-1588

Comparte ahora
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario