Blog

La experiencia Nasei

cabina-nasei
Si por algo destaca Nasei es porque en este espacio, en el que contamos ya más de nueve años a nuestra espalda, es que nos mantenemos fieles a nuestros inicios,  y tenemos una marcada filosofía, que por suerte, cada vez tiene más adeptos.
Cuidamos de la piel con ingredientes vivos, cosmética orgánica, fórmulas propias con potentes activos y un concepto de belleza  que nos respeta, que alude el cuidarnos mediante técnicas naturales, libres de tóxicos, y sobre todo, libre de presiones. Y por eso hemos decidido llamarlo “la experiencia Nasei”.
Por mi propio estilo de vida, me parece importante mimar la piel como se hacía años atrás, de manera real, con las manos. Así se hacía antes de la revolución del cuidado, que obviamente muestra una marcada tendencia a la medicina estética, con aparatologías y principios activos de sintesis.
Lo respeto, pero no los comparto, simplemente porque no me aportan lo que en Nasei hemos desarrollado, nuestra técnica.
Personalmente creo más en las sensaciones y en el bienestar psíquico que las técnicas manuales nos aportan: la calidez a través del contacto de un masaje, el alivio que produce la digitopresión en el rostro, e incluso el agradable efecto de una toalla caliente sobre el rostro en el inicio de cada tratamiento facial.
Son sensaciones indescriptibles que una maquina jamás podrá transmitir, porque por mucho que intenten, nunca podrán sustituir a nuestras manos.
IMG_20170930_130520-01.jpeg
Pero no solo la técnica manual nos diferencia. A Nasei le otorgamos la gran importancia de unir todos los sentidos en cada una de nuestras terapias y tratamientos, por lo que no podíamos olvidarnos de la vista, el gusto, el oído y el olfato.
Este último atrae con aromas puros de los aceites esenciales, extraídos del alma de plantas, flores y resinas, y que podrás percibir desde que entras por la puerta y  vivirás en cualquiera de nuestras terapias de cabina.
Aromas tan puros como la fragancia que emana la piel de una mandarina, con su gotitas de aceites esenciales, que a su vez perfuman tus manos cuando se pela este cítrico.
Tan puros como una rama de romero que frotas entre los dedos y desprende su balsámico y característico olor. Tan puros como la naturaleza, inspirada a pleno pulmón, ya sea junto al mar, o debajo de un roble.
A todo ello le acompaña la vista; el brillo de un aceite de almendras de primera presión en frío, tan brillante como el oro, o la sutileza que nos recrea ver una sencilla flor, la cual alegra los espacios.
Afinando el oído, música suave, relajante… y para terminar la sesión, una infusión en nuestro acogedor espacio con el increible sillón de mimbre.
IMG_20170930_130300-02.jpeg
Materiales, texturas y armonía de colores. Madera, metal, mimbre, cuerda, cemento… el aroma a limpio de la cosmética orgánica, el cariño puesto en cada uno de nuestros tratamientos faciales… hemos madurado el proyecto, y ha nacido el nuevo Nasei.
 
Necesitabamos actualizar el espacio a los nuevos tiempos, y también crecer profesionalmente, y la gran decisión fue quedarnos en el lugar que nos hs visto crecer, y embellecerlo.
Para el proyecto de interiorismo contamos con Ainara Barañano, de Narata, amiga, vecina y gran interiorista.
Un maravilloso trabajo que plasma todo lo que queremos aportar, pero en un nuevo concepto, donde priman los cinco sentidos, y donde podrás disfrutar de tu #experiencianasei como nunca antes lo has hecho.
Bienvenidos!
 

Comparte ahora
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
  • Elena Busto

    13 octubre, 2017 a las 1:58 pm Responder

    Habéis creado un espacio maravilloso que creo os representa a la perfección. Deseo larga y próspera vida a NASEI llena de flores, aromas y bondades que la naturaleza en su enorme generosidad nos regala.
    ¡¡Enhorabuena chicas, sois fantásticas!!🌸🌺🌹🌷🌻🌼💐🍃🎋🍀☘️🌲🌴🌱🌿

  • Ana María

    16 octubre, 2017 a las 7:40 am Responder

    Los productos son geniales y ellas delicadas cariñosas cuando te hacen un tratamiento os puedo asegurar que parece que estáis en una nube, un besazo.

Deja un comentario