Blog

Geranio, pomelo y olivo

Puedo decir, que después de meses, para ser exactos un año, y tras varios “ensayo, prueba y error” ya podemos presentar el tan esperado jabón herbal.

Hemos perdido la cuenta de kilos que se han elaborado, y que hemos testado hasta dar con la fórmula definitiva. Y pensarás… que complicación tiene crear una jaboneta para que hayáis tardado tanto tiempo?

Te cuento. Cuando buscas un jabón suave con la piel, que sea aromático, no se reblandezca y además sea natural y orgánico, ocurre que intentar conseguir una señora jaboneta, no es tarea fácil. Pero sinceramente, a pesar de las horas dedicadas (le podríamos llamar I+D) hemos dado con la horma de nuestro zapato al crear este maravilloso jabón.

 

 

 

 

 

 

Queríamos una fórmula polivalente que sirviera para rostro y cuerpo, pero que fuera lo más suave posible hasta con las pieles más sensibles y secas, o incluso me atrevo a decir, con dermstitis, y sobre todo aquellas a las que ducharse les parece un suplicio (tirantez, picor…)

Era también importante, que este jabón no deshidratara ni fuera muy astringente, es decir que no arrastre el sebo natural y que por su puesto, contribuyera en el paso intermedio de la limpieza facial. Este era el eslavón perdido que teníamos que insertar, aunque en cabina lo usaramos en nuestros protocolos faciales, y me refiero a la doble limpieza. De ello os hablo un poco más abajo.

A pesar de haberlo creado con aceites muy nutritivos e hiper-regeneradores, como es el de caléndula, almendras y ricino, no queríamos renunciar a sostener entre las manos una buena pastilla aromática, con perfume herbal y notas cítricas de fondo, pero sin agredir, vuelvo a repetir, el manto de la piel.

Por eso la fusión del aceite esencial de geranio, conocido por ser uno de los favoritos de las fórmulas cosméticas de Nasei y sus múltiples virtudes regeneradoras de la piel, unido al lavandín, un tipo de lavanda que es antiinflamatoria y altamente calmante, hicieron el combo perfecto para la piel que necesita un cuidado suave.

También acompañan los aceites esenciales de pomelo, naranja dulce y hierba limón. Ricas en vitamina C, altamente antioxidantes, pero también de acción iluminadora, a la que se unen las propiedades depurativas y antisepticas, tan ideales para la limpieza del rostro.

Con todos juntos hemos creado un increible aroma del cual estoy muy orgullosa. Pero lo mejor, es que ya podéis realizar la doble limpieza en casa, todo de un modo 100% natural muy al estilo Nasei. Dos pasos indispensables para utilizar a diario y que son fundamentales para mantener la piel en su estado óptimo.

 

 

 

 

 

Pasos a sguir para la doble limpieza:

Sobre el rostro, ya sea este con o sin maquillaje, y sobre todo por la noche, antes de acontarte, comienza con la aplicación de la leche limpiadora en primer lugar.

Aplica una pequeña cantidad en las yemas limpias de los dedos y da un masaje suave sobre la piel del rostro con movimientos circulares durante uno a dos minutos, insistiendo en pómulos, frente y cuello, y ayudándote si es necesario con un algodón para desmaquillar la zona ocular y así limpiar bien los párpados y las pestañas.

Sin aclarar, aplica la espuma del jabón herbal de geranio, pomelo y olivo, direactamente, y masajea durante unos segundos, evitando los ojos. Conseguirás una limpieza mayor y profunda de los poros.

Ahora aclara con abundante agua, mejor si te ayudas de la toallita de algodón orgánico y seca el rostro.A continuación aplica el tónico de jara y azahar, que calma, reequilibra el ph y prepara la piel para los productos de tratamiento que vayas a aplicar: serum, bálsamo nocturno, crema…

Verás como introduciéndolo en tu ritual de belleza diario, el cual solo te llevará unos segundos de más, tu piel lucirá mucho más suave, luminosa y detoxificada. Siendo la perfecta sinergía para que lleguen hasta las células todos los nutrientes de nuestra cosmética.

 

 

Y os respondemos a la pregunta que nos hacéis desde que lo lanzamos: Sí, hace espuma.

 

 

 

Comparte ahora
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario