Blog

Cuidados antiox

cuidados-antiox

Constantemente escuchamos hablar de l​os ​antioxidante​s​​. ​Entendemos que ​son algo​ beneficioso​s​ para nuestro organismo​ pero​​, ¿sabemos realmente que ​son?

Los antioxidantes son substancias naturales o en ocasiones, fabricadas por el hombre, que pueden prevenir o retrasar algunos tipos de daños a las células. Cuando ​esto ocurre​, se​ ​crean​ ​radicales libres​,​ unas moléculas que pueden llegar a provocar cambios en nuestro organismo de forma patológica. Además, se ha relacionado los radicales libres con la aparición de enfermedades graves como el cáncer.

​A nivel dermatológico, los radicales libres atacan al colágeno y la elastina, proteínas sintetizadas por las células llamadas fibroblastos que se encuentran en la dermis y que sirven de fibras de sustento para nuestra piel, con un efecto similar al de una malla que aporta firmeza. Pero con ellas debilitadas, se pierde elasticidad además de aparecer el envejecimiento prematuro, donde aumentan las líneas de expresión y se marcan las arrugas en profundidad.

Pero si crees que esto es algo que solo sucede por el paso del tiempo, te diré que ocurre independiente de la edad. Las pieles denominadas por la industria cosmética como “maduras”, realmente no se corresponden a una edad determinada como nos hacen creer, en este caso la de mayor de 45 años.

He tenido casos de personas de veinticinco años con una piel muy dañada, debido al abuso de sol, una mala alimentación y la utilización de cosméticos inadecuados. En cambio otras de cincuenta años con una piel increíble, bonita y nutrida.

Me dirás que esto es genética. Vale, en cierto modo es verdad que ayuda, pero no todo el merito hay que dárselo al árbol genealógico pues se sabe, y está comprobado, que el equilibrio entre antioxidantes-radicales libres juega un papel importante en el estado de la calidad de una piel, tanto a nivel exógeno como endógeno, es decir, tanto lo que consumes como lo que te aplicas o a lo que te expones.

 

 

antiox.jpg

 

​Los factores que pueden aumentar la producción de radicales libres y por consiguiente tendremos que tener muy en cuenta,​ son los siguientes:​​

La exposición al humo del tabaco​. Aparte de aportar uno colo cetrino y apagado al rostro, aumenta la celulitis, el cabello se queda opaco y se crea hiperqueratinización, o para que me entiendas más fácilmente, esos granitos “piel de gallina” en brazos y frente.

El estrés prolongado en el tiempo​. El mal descanso produce cara cansada, falta de luminosidad, palidez, ojeras…

Una mala alimentación basada en el consumo de azúcar y procesados​. Aquí yo destacaría muchos de los problemas como la cuperosis, rosacea y sobre todo las bolsas de los ojos. Durante años nos han hecho creer que era por el consumo excesivo de sal, puesto que este aumentaba la retención de líquidos. Por mis años de experiencia me atrevería a decir que se corresponde más a la inflamación que produce el azúcar en nuestro organismo.

Asi que si vas a cenar el mítico bolw de cereales endulzados, te recomiendo que te lo pienses dos veces.

La exposición a los rayos UVA​. Creo que huelga al hablar. Pero no me importa volver a ser pesada y repetir todo lo que digo en mis charlas: el sol envejece y mucho.
Claro que nos podemos deleitar con sus rayos, pero siempre antes de las 11h y después de las 17h. Otro día profundizaré más en ello, pues uno de mis temas preferidos.

Un estilo de vida sedentario​. Moverse, activarse, ejercitarse…. el gran antídoto rejuvenecedor!
​​
Exposición a tóxicos​.​ Cosmética convencional cargada de gran cantidad de derivados petroquímicos, ingredientes sintéticos… y la quimica verde, esa que viene plagada de pesticidas, plagicidas y hormonas entre otros tóxicos.

 

Por ello, antes de profundizar en cuales son los principales antioxidantes, creo que es importante recalcar que la prevención es meramente crucial para evitar el estrés oxidativo​ y por lo tanto, sentar las bases ante cualquier cambio en alimentación y rutina de belleza antiox.

Te espero en el próximo post!​

Comparte ahora
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario